viernes, 2 de enero de 2009

Ahora es el momento

A Bustos Tavera le gusta más la semana santa que a Antoñito una trompeta. Pero hay que reconocer que la hartibilidad afecta a todos los aspectos de la vida y no hay cuerpo, y mucho menos espíritu, que soporte la vida únicamente dirigida a hablar de Semana Santa. Eso sí, cuando EL Cisquero se viste de gala y la túnica persa brilla sobre la Luz Propia de Su Figura, es llegado el momento del gozo anual. Estas vísperas que empezamos el día primero del año han de envolvernos una vez más con el manto de la gloria que se acerca. No lo dudéis. Disfrutad porque, como decía el viejo, dónde va a parar aguardar la gloria con la gloria misma. Apretad cada minuto con el puño cerrado y no dejadlo escapar. Mirad como fulanito, que pasa por la calle Sierpes, se le van poniendo unos andares de nazareno de San Pedro que no se puede aguantar. Contemplad las calles vacías, lluviosas y limpias de cera, como esperan el retumbar de una levantá al cielo tos por iguá. Pasead la vista por los ciriales y las varas que esperan su anual bruñido. Y sobre todo, aprovechad estos días de fiesta, rojo en el calendario, para, mientras unos u otros duermen la papa, fundirse en un solo cuerpo y un solo espíritu con la ciudad de las mil caras, que, un año más y van ..., se dispone a despertar de su letargo y a convertirse en paño de gozo y sentimiento para que los locos como nosotros corramos de un lado a otro en busca de la cofradía, mientras los pobres de espiritu aguardan ante el Macdonald " los desfiles procesionales "

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal